Independencia y lucha.



Independencia


El significado de una vida puede ser un concepto muy subjetivo y particularizado, sin embargo hay parámetros universales:

  El sacristán ha visto
hacerse viejo al cura.
El cura ha visto al cabo
y el cabo al sacristán.
Y mi pueblo después
vio morir a los tres...

Y me pregunto por qué nacerá gente
si nacer o morir es indiferente.

Fragmento de: Pueblo Blanco de Joan Manuel Serrat.



Una vida anodina, por definición no dejará rastro, no producirá una repercusión en sus semejantes, no formará un legado para sus descendientes. Un sujeto con una vida indiferente solo tiene una misión, dejar pasar el tiempo sin tener aprecio ni respeto por él.

Es un hecho que no es posible producir algún cambio sin acción. No es posible realizar una acción sin interés. No se puede crear algo nuevo cuando hay ataduras que impiden el movimiento. La independencia del individuo y de los pueblos no es algo que surge espontáneamente, sino que es el producto del trabajo y la perseverancia. La emancipación es un trabajo activo, dirigido y constante. Sin embargo no es posible luchar por una independencia cuando no se cuenta con un objetivo claro y definido.

Si se quiere crecer, es importante tener un punto de partida y una meta. Puede ser algo lejano o utópico, pero es el primer paso. Si no nos fijamos un objetivo, no podremos tener un rumbo y mucho menos daremos los pasos correspondientes en la dirección deseada. En ocasiones podemos creer que vamos en la dirección correcta y que solo estamos en un momento de ajuste o transición, pero basta con observar nuestra historia personal para saber que ha ocurrido y a donde hemos llegado. Cuando tomamos decisiones “momentáneas” y fuera de nuestro rumbo original, lo único que conseguiremos será perder el tiempo. ¿Y qué tan importante es preocuparse por la pérdida de tiempo? Mucho, ya que nuestra única meta en la vida es sobrevivir y en ese contexto, al no ser seres inmortales, tenemos un plazo fijo para llegar a nuestras metas.

Podemos salirnos del ámbito personal y verlo en el ámbito institucional o de una nación. La historia es el mejor parámetro de observación, y podemos identificar que objetivos se han fijado los pueblos, que acciones han hecho y en que posición se encuentran ahora. La historia de las naciones, así como de la humanidad, es muy larga y rebasa nuestras expectativas de vida, sin embargo las decisiones individuales y la lucha por cumplir las metas personales van construyendo el destino de la nación. Un pueblo adormecido, con individuos sin metas y sin acciones crearan naciones débiles, sumidas en el caos y sin independencia.

Todo esto puede ser muy simple a primera vista, pero es difícil de realizar; requerimos de dos ingredientes básicos, no perder de vista el objetivo y no dejar de actuar, de actuar de manera independiente. Nadie debe de definir nuestros objetivos, ya que estamos hablando de nuestra propia vida, así que fijar objetivos personales es nuestra responsabilidad.

Si decidimos solo ver pasar el tiempo, nadie nos puede reprochar, ya que fue nuestra decisión. Si nos sumimos en la inacción y no fijamos ningún objetivo, invariablemente nos conduciremos a la dependencia y a un rumbo que desconocemos totalmente. No definir nuestros objetivos, no actuar de manera independiente, no luchar por un rumbo solo nos dejara aceptar lo que otros deciden y lo que otros quieren vivir.

¿Ya fijaste tus objetivos y los pasos para llegar a ellos? ¿Ya te asumiste y actúas como un ser independiente?