Los indignados del mundo.



Indignados


Indignar: Irritar, enfadar vehementemente a alguien.

¿Qué puede provocar enojo, indignación? Muchas, muchas cosas. Tantas como individuos existen. La percepción individual está delimitada por la cosmovisión de la persona, fraguada por su entorno externo e interno. El individuo percibe su entorno de acuerdo con puntos de referencia como son: los valores, las creencias, las experiencias y el entendimiento que el sujeto tenga de su alrededor. Cuando los patrones de percepción son similares y se comparten por un porcentaje importante de la población, crean estructuras sociales y patrones culturales.

¿Existe una “causas justificadas” de indignación? No, no la hay, ya que la indignación es simplemente una respuesta emocional del individuo. En términos generales, todo lo que nos infringe algún tipo de daño o malestar provoca una respuesta emocional negativa. Cuando el individuo vive en un medio de opresión, un medio adverso que puede atentar contra su vida o su calidad de vida, la respuesta emocional es de indignación.

Cada individuo tiene como responsabilidad cuidar su integridad física y emocional; tiene como responsabilidad mantener su salud y su calidad de vida. Cada individuo debería de liderar su vida y tomar una actitud de crecimiento. Cada individuo debería de tomar decisiones que lo lleven a sobrevivir de la mejor forma posible. Estos argumentos no siempre se llevan a la realidad, ya que dentro de la gran diversidad e individualidad, también hay quien decide tomar una actitud pasiva o irresponsable con su propia vida y nadie se lo puede reprochar. Lo que no es aceptable bajo ninguna circunstancia es que un individuo, quien quiera que este sea, decida sobre otro individuo independiente. Nadie puede imponerle nada a otros, nadie puede decidir por otros y nadie le puede decidir el tipo de vida que deben de vivir otros.

Cuando alguien le impone una forma de vida, que puede dañar a otros, los agraviados responden con indignación. Los individuos agraviados son empáticos entre si y luchan ante la imposición, movidos por la emoción. La indignación colectiva puede promover la participación conjunta de los individuos, lo que los llevaría a obtener algún paliativo ante su indignación, alguna solución o un cambio.

Identificar ¿Qué tipo de vida se quiere vivir? ¿En qué entorno se quiere vivir? y ¿Cuáles son los requerimientos de la vida que se desea? Es el primer paso para tomar la responsabilidad sobre la vida propia. Defender el estilo de vida que se quiere vivir y luchar por los requerimientos para vivir esa vida, también es una responsabilidad individual. Identificar a los que tienen necesidades similares a las nuestras, es una estrategia que nos puede llevar hacia una lucha conjunta, donde la recompensa será vivir la vida que nosotros seleccionamos. ¿Qué vida es la que merecemos? La vida por la que luchamos. Quien no desea decidir sobre su vida, no hará nada para definirla y solo le quedara vivir la vida que los demás o el entorno le impongan.