¿Qué nos mal enseña, sobre la función cerebral, la nueva película de Pixar "inside out"?

vivir


La película está dirigida para el público infantil y su mayor objetivo es el entretenimiento y no la educación neurocientífica. Sin embargo es imposible destacar el fenómeno que se ha generado tras las buenas críticas de la cinta y la gran aceptación del público. Poco a poco, se ha empezado a tomar como una referencia para entender lo que ocurre en nuestra mente y con nuestras emociones. Nada más lejos de la realidad. La película es visualmente cautivadora y apela a todas nuestras emociones para tener un resultado inequívocamente positivo, pero sólo eso.

Primer punto, la película adolece de originalidad al recrear el viejo modelo de ciencia ficción, en el que existe un "Comando Central" en nuestra mente o en nuestro cerebro, que es el encargado de todas nuestras acciones o reacciones. La metáfora no es adecuada por su reduccionismo al mostrar que en nuestra mente sólo operan las emociones, la memoria y los sueños. El comando central es el responsable de controlar la reacción de Riley, la protagonista principal, ante el mundo.

Son cinco de las emociones las encargadas del control (Alegría, Tristeza, Miedo, Asco e Ira) dejando fuera a la sorpresa, que es otra de las emociones descritas por la psicología de las emociones. Aquí tenemos un primer error conceptual importante, cinco emociones en lugar de las seis descritas.

El segundo punto, los personajes centrales en la película son los encargados del control de las reacciones de la protagonista Riley. Aquí veo uno de los problemas más serios, la visión que en pleno siglo XXI se tiene en algunos sectores de la divulgación científica sobre la función cerebral, la de partir de una visión antropocéntrica o egocéntrica, en donde el cerebro tiene cualidades de decisión como si fuera un individuo; en este caso se le otorgan cualidades de independencia y decisión a las emociones, que definitivamente caben en un cuento infantil o de ficción, pero de ninguna manera para el entendimiento de nuestra función emocional. Repito que con este texto no pretendo demandar que los creadores de la cinta se apegaran a lo que hoy se sabe sobre la función de las emociones, lo que intento es discernir entre la ficción y lo que pudiera, mal interpretarse, sobre lo que hoy conocemos de la función cerebral.

Tercer punto, aparece Riley, la protagonista, desde su nacimiento y poco a poco hacen su aparición las emociones. Aquí una pequeña aclaración. Al momento del nacimiento ya contamos con las estructuras que generan las emociones (sistema límbico) y no se van desarrollando poco a poco. En algunos modelos evolutivos del sistema nervioso, se le ha denominado a esta estructura el cerebro reptil, ya que es en estos organismos donde empezamos a identificar las estructuras límbicas. Podemos aceptar que en etapas muy tempranas del desarrollo tenemos un predominio del sistema límbico. Sin embargo, como parte del proceso de crecimiento y maduración empieza a dominar la función de la corteza cerebral (proceso de encefalización) que es el que cobra una función preponderante, sobre nuestras emociones y su control.

Cuarto punto, en la cinta las emociones controlan las reacciones de Riley y junto con sus experiencias comienza a producir pensamientos centrales que determinarán estructuras que formarán parte de su personalidad. Está muy claro que el ser humano forja su personalidad de manera multifactorial, conjuntando su herencia genética, su experiencia, el ambiente en el que se desarrolla y su desarrollo biológico y nutricional. La personalidad determinará la actitud que el sujeto toma frente al ambiente y las experiencias, así como también los sentimientos y pensamientos que experimente con respecto a su entorno. En este sentido y sin tratar de confundir, la película parece mostrar un panorama opuesto, en donde las emociones generan reacciones, las reacciones experiencia, estas generan ideas y el resultado sería la formación de la personalidad.

Por último, el problema más complejo conceptualmente de la cinta. Riley sufre un cambio de residencia donde deja atrás su casa, sus amigos y todas sus experiencias de infancia. Derivado de este cambio (y en la cita de una serie de aventuras de la alegría y la tristeza) Riley empieza a experimentar el desmoronamiento, o borramiento de unas islas que representan estructuras centrales de su personalidad. Al perder estas estructuras Riley queda insensible, sin pensamientos, y las emociones son las que generan, para salvarla, una idea. Aquí interpreto que fue parte de la aventura del guión, sin embargo dejaron fuera el papel esencial de la corteza cerebral para generar las ideas y organizarlas. Por otro lado si aceptáramos la hipótesis de que alguien pudiera sufrir de un "desmoronamiento" de las estructuras de la personalidad, pudiéramos caer en una condición patológica extremadamente severa como un estado autista, o una psicosis, cosa que en la película no ocurre. Riley logra recuperarse sin mayor problema y de manera rápida, después de la pérdida de sus estructuras de personalidad.

Bueno, podemos disfrutar de una película divertida, pensando en que veremos una fantasía digna de la niña Riley y que no estamos aprendiendo más que en nuestro ser hay emociones con recuerdos. Que esto sirva para motivar la curiosidad de ¿Cómo opera la función cerebral?